Queso Manchego

Es posible que el queso manchego sea uno de los artículos más reconocibles del panorama nacional.

Se trata de un queso elaborado con leche de oveja de raza manchega y recogido bajo Denominación de Origen en La Mancha, así como la Denominación de Origen Protegida (DOP) a nivel continental.

Active filters:
QUESO MANCHEGO MARANTONA SEMICURADO
5,90 €

Queso Manchego Semicurado Marantona

QUESO MANCHEGO MARANTONA CURADO
6,70 €

Queso Manchego Curado Marantona

QUESO EN ACEITE LA CASOTA
6,05 €

Queso Curado en Aceite de Oliva La Casota

QUESO MANCHEGO MARANTONA RESERVA
7,15 €

Qué es Queso Manchego

En ocasiones, se puede asociar el queso manchego simplemente a todo aquel producto que se ha elaborado en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, siendo este un error claro de apreciación.

El Queso Manchego está regulado por la Denominación de Origen, la cual estipula su producción y distribución.

La superficie que queda bajo custodia de la DO abarca una serie de localidades de las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, conformando así la conocida como comarca de La Mancha, por lo que los productos procedentes del resto de los puntos de la región no estarían bajo esta normativa.

Queso Manchego Características

La materia prima del queso manchego de oveja está aceptada tanto con leche cruda como en forma de queso manchego pasteurizado, siempre y cuando se cumpla el resto de los requisitos, por lo que el queso manchego en el embarazo estaría aceptado siempre que sea en la segunda variedad.

El queso manchego tiene una corteza dura, de color amarillo pálido o más verdoso dependiendo de su estado.

La pasta debe presentar un aspecto uniforme con un color que va desde el blanco hasta el marfil-amarillento.

Su estructura puede contar con pequeños ojos, que pueden estar repartidos de forma irregular o carecer de ellos.

Su textura es poco elástica y su aroma es láctico y persistente, con ligero toque ácido algo intenso.

En cuanto a su sabor, destaca que es ácido, sabroso e intenso, que torna a picante en aquellos artículos más maduros.

El queso manchego original cuenta con una corteza encerada con un grabado en el lateral del cincho de esparto tradicional.

En cuanto a las etiquetas, las cuales certifican la legitimidad de su origen, deben ser las de la Denominación de Origen del Consejo Regulador, debidamente seriada y numerada, lo que certifica que se ha superado el control de calidad. Aunque no es obligatorio, los quesos manchegos elaborados a partir de leche cruda pueden incorporar la etiqueta con la leyenda “Artesano”.

Entre las principales características del queso manchego, destaca que se trata de un producto con una pasta prensada elaborado con una maduración mínima de 30 días en quesos de 1,5 kilos o menos, y de 60 días para el resto de los tamaños, siempre con una maduración máxima de 2 años.

Así, se establecen diferentes categorías según su curación.

Queso Manchego Semicurado

Su maduración excede los 3 meses de curación.

Queso Manchego Curado

Se trata del queso que supera los 6 meses de maduración.

Queso Manchego Viejo

Se trata de una categoría especial del queso manchego, el cual supera el año de maduración.

Queso Manchego: propiedades

El queso manchego es un producto muy completo desde el punto de vista nutricional, dado el poder de la leche de calidad que se emplea, como es el de las vacas de raza manchega.

Sus altos niveles de proteínas superan incluso a los de la carne, por lo que es muy saludable. También tienen un alto contenido de vitaminas A, D y E, que contribuyen a regular el metabolismo, así como el crecimiento, la conservación de tejidos y la absorción de calcio.

Por estas cualidades del queso manchego, se recomienda su consumo a cualquier edad, ya que el calcio contribuye al crecimiento de los niños, la proteína, a detener el desgaste en la edad adulta, y todos sus componentes en la tercera edad por su prevención de la descalcificación ósea y su mejor digestión.

Cómo conservar el queso manchego

Una de las grandes dudas que nos hacen llegar nuestros clientes cuando quieren hacerse con un queso manchego de calidad como los que ofrecemos en el catálogo de Queso Adictos, es el método de conservación óptimo de este artículo.

Cuando no se quiere mantener durante mucho tiempo, lo mejor es envolverlo en un film transparente o en una quesera para evitar que se reseque o se agriete, conservándolo en la parte inferior de la nevera. Saca el queso media hora antes de consumirlo para disfrutar de sus propiedades a la perfección. En caso de que sea invierno, puedes dejarlo fuera.

Otro de los trucos más infalibles para mantener el queso manchego en perfectas condiciones es guardarlo en un envase hermético con un trozo de pan seco, ya que este elemento absorberá la humedad protegiendo al queso de la proliferación de mohos o de un mayor secado del que se desea.

Por otro lado, si deseas conservarlo durante más tiempo, la solución puede ser introducirlo en una solución de aceite de oliva.

Comprar Queso Manchego Online

La mejor forma de comprar queso manchego online es a través de Queso Adictos, el portal líder de venta de este producto gourmet con las mejores facilidades del mercado y a precios ajustados a todos los bolsillos.

Contamos con un catálogo formado por una selección del mejor queso manchego, así como el resto de los quesos que puedes encontrarte en el mercado.

Por tanto, Queso Adictos es el mejor sitio donde comprar queso manchego y combinarlo con otras variedades que cumplen con todos los estándares de calidad necesarios para una experiencia gastronómica única y especial.

Contamos con las mejores marcas de queso manchego, aquellas cuya trayectoria de cuidado y esmero en la elaboración de sus productos le han aupado al top del mercado en cuanto a venta de quesos de calidad.

Recetas con queso manchego

Las cualidades organolépticas de este producto hacen que sea muy recomendable para distintas recetas con queso manchego, pudiendo encontrarnos con verdaderas obras de arte gastronómicas elaboradas a través de este producto de calidad: croquetas, salsas, tostas, queso frito o adobado… son algunas de las ideas más extendidas entre los amantes de los platos en los que el ADN del queso manchego sea lo que predomine a la hora de disfrutarlos.